Nuevas resoluciones de la superintendencia de seguros en materia de reaseguros.
There are no translations available.

Silva Ortiz, Alfonso, Pavic & Louge ABOGADOS

MERCADO REASEGURADOR
NUEVAS RESOLUCIONES DE LA
SUPERINTENDENCIA DE SEGUROS DE LA NACIÓN

La reciente sanción por parte de la Superintendencia de Seguros de la Nación (“SSN”) de las resoluciones Nos. 35.615, 35.726 y 35.794 ha modificado de manera sustancial el mercado del reaseguro en Argentina.

Con fecha 11 de febrero de 2011 la SSN dictó la resolución Nº 35.615/2011 (la “R. 35.615”) conforme la cual aprobó el marco regulatorio del reaseguro en Argentina, modificándolo de manera sustancial al establecer la obligación para todas las compañías de seguros a reasegurarse sólo con empresas radicadas en el país, salvo expresas excepciones.

Unos meses después, el 26 de abril y el 19 de mayo, dictó, respectivamente, las resoluciones Nº 35.726/2011 (la “R.35.726”) y Nº 35.794/2011 (la “R 35.794”), ambas complementarias de la anterior. La primera, modifica parcialmente la R. 35.615; y la R. 35.794 establece una serie cuestiones relevantes, entre otras, un límite en el volumen del riesgo1 a partir del cual podrán realizarse operaciones con compañías no radicadas en el país.

I. La R. 35.615

Según los considerandos de la R 35.615, serían razones del dictado de la norma, entre otras: “que la Ley 12.988 prohíbe asegurar en el extranjero a personas, bienes o cualquier interés asegurable de jurisdicción nacional”; la necesidad de “adecuar los mecanismos de control tendientes a garantizar la necesaria solvencia de aseguradores y reaseguradores que operen en el territorio nacional”; el “procurar favorecer la integración y armonización de los mercados de seguros y reaseguros de los países del MERCOSUR”.

En consecuencia, como ANEXO I se aprueba el marco regulatorio del reaseguro, derogándose expresamente las resoluciones Nos. 24.805, 25.322, 27.885, 28.568, 29.473 y 33.320 anteriormente vigentes.

Solo podrán ser autorizadas para aceptar operaciones de reaseguro: (i) las sociedades anónimas, cooperativas y mutualidades nacionales, que tengan por objeto exclusivo operar en reaseguros; (ii) las sucursales que se establezcan en la República Argentina de entidades de reaseguro extranjeras; (iii) las sociedades anónimas, cooperativas y mutualidades nacionales, las sucursales de sociedades extranjeras, y los organismos y entes oficiales o mixtos, nacionales, provinciales o municipales, que se hallen autorizados para la práctica del seguro directo en la República Argentina, en los mismos ramos a los cuales corresponda aquella autorización.

Para obtener esta autorización las entidades nombradas deberán reunir los siguientes requisitos: (a) los previstos en el artículo 7º de la Ley Nº 20.091, en cuanto resulten compatibles con la actividad reaseguradora; (b) acreditar un capital mínimo de acuerdo a lo previsto en los puntos 30.1.2 y 30.1.4 del Reglamento General de la Actividad Aseguradora (“RGAA”), modificados por la R. 35.7942.

La nacionalidad de las personas jurídicas se regirá por el apartado 2.3.1 del RGAA.3

No podrán ser autorizadas sucursales de empresas extranjeras radicadas en países que tributan una alícuota menor al veinte por ciento (20%) de Impuesto a las Ganancias o similar, o en aquellos cuya legislación interna imponga secreto a la composición societaria de personas jurídicas, como tampoco de jurisdicciones, territorios o Estados con escasa o nula tributación denominados “paraísos fiscales” y/o países o territorios no cooperativos en el marco de la lucha mundial contra los delitos de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo según los criterios definidos por el Grupo de Acción Financiera Internacional (“GAFI”).

Otorgada la autorización para operar, la SSN inscribirá a la entidad como reaseguradora en el registro respectivo.

Las entidades reaseguradoras extranjeras que se encuentren inscriptas a la fecha de publicación de la R 35.615 ocurrida el 21 de febrero, operando de conformidad al marco normativo derogado deberán adecuarse a lo dispuesto en la R 35.615 antes del 1° de septiembre de 2011. A partir de dicha fecha, las reaseguradoras que no se hallaren inscriptas, no podrán aceptar operaciones de reaseguros en el territorio de la República Argentina.

En relación a los contratos de reaseguro se prevé:

(i) deberán incluir una cláusula para el supuesto que la aseguradora cedente entre en liquidación, que establezca la obligación de la reaseguradora de pagar directamente al liquidador los saldos que eventualmente resulte adeudar, con independencia que dicha aseguradora cedente haya cumplido o no sus obligaciones con el asegurado o del estado de liquidación en que se encuentra;

(ii) no se podrá: (a) efectuar modificaciones retroactivas en condiciones que puedan provocar variaciones en los niveles de reservas de la cedente; (b) efectuar resoluciones o rescisiones retroactivas, o cualquier otra acción que tenga efecto jurídico similar, de manera tal que las mismas operen efectivamente con anterioridad al momento de su notificación fehaciente a la cedente; ni (c) sujetar la vigencia de sus efectos a condición resolutoria por falta de pago;

(iii) en aquellos contratos en que intervengan intermediarios de reaseguro no podrá incluirse ninguna cláusula que limite o restrinja la relación directa entre la aseguradora cedente y el reasegurador ni se le podrá conferir a dichos intermediarios poder o facultades distintos de aquellos necesarios y propios de su labor de intermediario independiente en la contratación;

(iv) deberá establecerse la aplicación de la legislación argentina y someterse cualquier conflicto a los tribunales nacionales, quedando prohibida la prórroga de jurisdicción a tribunales extranjeros; y

(v) los contratos celebrados en violación a las disposiciones de la R. 35.615, no serán oponibles a la SSN a efectos de acreditar el cumplimiento de normas legales o reglamentarias, ni se tendrán en cuenta para las relaciones técnicas de las entidades cedentes.

 

Sin perjuicio de lo referido hasta este punto, la SSN, por resolución fundada particular relativa a operaciones de reaseguro determinadas y debidamente individualizadas por la aseguradora peticionante, petición que deberá ser formulada con carácter previo a la suscripción del contrato, podrá permitir a las entidades autorizadas para operar en seguros en el país, suscribir contratos de reaseguro con entidades reaseguradoras extranjeras que realicen sus operaciones desde su sede central, cuando por la magnitud y las características de los riesgos cedidos dichas operaciones de reaseguro no puedan ser cubiertas en el mercado reasegurador nacional (artículo 19º de la R. 35.615).

Para estos casos de excepción, podrán ser habilitadas para aceptar operaciones de reaseguro desde su país de origen, las entidades reaseguradoras extranjeras autorizadas al efecto en ese país, siempre que reúnan los siguientes requisitos: (i) acreditar que se encuentran legalmente constituidas y autorizadas para reasegurar riesgos cedidos desde el exterior; (b) acreditar que la legislación vigente en el país de origen permite a dichas entidades cumplir con los compromisos —derivados de los contratos de reaseguros— en el exterior, en moneda de libre convertibilidad; (c) acreditar que cuentan con un patrimonio neto no inferior a US$ 30.000.000; (d) designar un apoderado con amplias facultades administrativas y judiciales, incluso para ser emplazado en juicio; (e) presentar estados contables de los últimos cinco ejercicios; (f) se hayan adecuado a lo prescripto por el artículo 118 y subsiguientes de la ley de sociedades comerciales4; y (g) no podrán ser autorizadas aquellas radicadas en países que tributan una alícuota menor al 20% de impuesto a las ganancias o similar o cuya legislación interna imponga secreto a la composición societaria de personas jurídicas o que pertenezcan a jurisdicciones, territorios o estados con escasa o nula tributación denominados paraísos fiscales y/o países o territorios no cooperativos según los criterios definidos por el GAFI.

II. La R. 35.726 y la R. 35.794

La R. 35.726 vino a regular la situación de ciertos contratos durante el período entre la entrada en vigencia de la R. 35.615 y el 1º de septiembre de 20115 y a modificarla parcialmente.

Por su parte, la R 35.794, estableció ciertas cuestiones adicionales en relación a los reaseguros y modificó, en lo pertinente, el RGAA.

En relación a las situaciones de excepción que el artículo 19 de la R. 35.615 permite, estableció que las compañías deberán reasegurar todos los riesgos menores a los US$ 50 millones, en empresas de capital nacional. Una interpretación del artículo pertinente podría sostener que sólo los riesgos tomados por las compañías de seguros que superen el mencionado monto, podrán ser reasegurados en el exterior, en entidades que figuren en un registro de la SSN, por aquella porción que supere la suma mencionada.

Vale la pena señalar que, si bien la R 35.615 estableció que existirían excepciones a la regla sobre la obligatoriedad de reasegurar los riesgos en compañías nacionales, la nueva medida parece establecer un límite en el volumen del riesgo, a partir del cual podrán realizarse operaciones con compañías no radicadas en el país.

Esta interpretación plantea entre otros, el siguiente interrogante: como se resuelven los riesgos menores a US$ 50 millones para los que no hay mercado local. Es decir, como lee el artículo 19 citado: “… cuando por la magnitud y las características de los riesgos cedidos dichas operaciones de reaseguro no puedan ser cubiertas en el mercado reasegurador nacional…”.

Otras disposiciones relevantes de la norma son:

(i) las reaseguradoras locales podrán retener riesgos hasta el 10% del Capital Computable;

(ii) deberán retener como mínimo el 15% del total de las primas de reaseguros emitidas;

(iii) las sucursales reaseguradoras del MERCOSUR podrán computar sus balances consolidados con la casa matriz;

(iv) las operaciones de retrocesión podrán ser realizadas tanto con reaseguradoras locales como con las reaseguradoras admitidas;

(v) las reaseguradoras locales no podrán transferir a empresas vinculadas o pertenecientes al mismo conglomerado financiero ubicadas en el exterior más del 40% de la primas;

(vi) los contratos de reaseguro de los ramos Vida Colectivo y Sepelio Colectivo en su totalidad deberán ser retenidos por las reaseguradoras locales; y

  1. se modifican las normas respecto a los capitales mínimos (puntos 30.1.2 y 30.1.4. del RGAA).

1 US$ 50.000.000

2 “30.1.2. Las entidades aseguradoras locales deberán acreditar un capital mínimo que surgirá del mayor de los DOS (2) parámetros que se determinan a continuación: 1º- Un capital mínimo no inferior a PESOS VEINTE MILLONES ($20.000.000). 2º- MONTO EN FUNCIÓN A LAS PRIMAS Y RECARGOS: a) Se tomarán las primas netas retenidas por reaseguros activos y retrocesiones, más adicionales administrativos, emitidas en los DOCE (12) meses anteriores al cierre del estado en cuestión, el cual no podrá ser inferior al CUARENTA POR CIENTO (40%) del total de primas emitidas (netas de anulaciones); b) a la suma determinada se aplicará el DIECISEIS POR CIENTO (16%).”

“30.1.4. Las aseguradoras que registren primas de reaseguros activos por un importe superior al DIEZ POR CIENTO (10%) del total de primas de seguros directos, calculado al cierre de cada ejercicio económico, deberán acreditar el capital mínimo consignado en el punto 30.1.2.”

3 2.3.1. Tendrán el carácter de argentinas, las entidades constituidas y domiciliadas en el territorio de la República Argentina, con personería jurídica otorgada por las autoridades del país.

4 Sucursal inscripta en la República Argentina

5 Fecha hasta la cual las entidades reaseguradoras extranjeras que se encuentren inscriptas operando de conformidad al marco normativo derogado deberán adecuarse a lo dispuesto en la R 35.615.